Snoopy el pata de mil caras


Hoy me estuve acordando de aquellos días en que se podía ver a Snoopy en la TV y por cable. ¿Quién no recuerda a Snoopy? Un beagle de cuatro patas que siempre solía caminar en dos para parecerse un poco más a su amo; un pata con mucha personalidad, que era capaz hasta de terminarse toda la refrigeradora al desayunar. Un pata que mandaba en casa. Un pata que como nuestros patas tenía un amor incondicional por su dueño y sus amigos.

Snoopy tenía raras costumbres, era el único pata que soñaba despierto (a ser buitre, piloto de avión, cheff…), el único pata que dormía en el techo de su pequeña casa de madera, que era amigo de un pajarito llamado Woodstock y que solía ir al colegio.

Charles M. Schulz (su creador) llamó a este personaje “Snoopy” al recordar que su madre siempre le decía que si ellos llegaran a tener un tercer perro lo llamarían Snoopy (que en noruego significa curioso). Este pata fue comprado por los padres de Charlie Brown en en el Daisy Hill Cachorro Granja.

Snoopy ha sido de todo, desde abogado pasó a ser un famoso jugador del equipo de baseball llamado “La pequeña liga” , a sido Joe Cool, pasó a ser un pata líder de un grupo de exploradores (equipo de scoutts de Woodstock), hasta llegar a ser un sargento, experto en tocar el acordeón. Un detalle muy curioso es que este pata no come cualquier tipo de comida, su marca de comida favorita se llama “Para los perros que volaron en la Primera Guerra Mundial y entienden un poco de francés y serbio croata”.

En cuanto al amor, el pata no tuvo mucha suerte. Se dice que en 1977, conoció a una pata mientras se desempeñaba como perro guardián, se enamoró de ella, y le dió una propuesta de matrimonio. Sin embargo, el día de la boda, la novia se fue con otro beagle (al que llamaron “El mejor beagle”); luego se dice que esta le sacó la vuelta a su novio con un coyote.  Algunos afirman que la novia se fugó con un Golden Retriever.

Snoopy llegó a formar un espacio en nuestros días y en nuestros corazones. Recordamos con cariño todas sus locas aventuras que llenaron nuestros días de risas. Si bien es cierto, Snoopy tuvo muchas caras (¡fué de todo! desde sargento hasta cantante o piloto y buitre) nunca dejó de ser un pata y de los buenos. Un pata como los nuestros  que siempre están ahí para defendernos, cuidarnos y alegrarnos el día; patas a los que les debemos brindar mucho amor y cuidados, porque ¡cómo ellos no hay otros! 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s